Aquí, puede escuchar el audio del artículo
Getting your Trinity Audio player ready...

«Cómo la alcaldesa de Gijón planea hacer felices a todos con su nuevo aparcamiento de autocaravanas»

¡Atención, queridos vecinos de Gijón! Parece que el ayuntamiento ha tenido una epifanía, un momento eureka que cambiará nuestras vidas para siempre: un área de aparcamiento para autocaravanas en la zona del Arbeyal. ¡Porque, claro, lo que realmente necesitábamos era más vehículos grandes obstruyendo nuestras vistas y complicando el tráfico!

Ah, Gijón, esa joya del Cantábrico donde el principal quebradero de cabeza no es el cambio climático, ni la economía, sino… ¡las autocaravanas! Sí, señores y señoras, en un giro argumental digno de una novela de Agatha Christie, el Ayuntamiento se enfrenta a su desafío más titánico: integrar a estas bestias rodantes en el paisaje urbano sin desatar una guerra civil entre turistas y vecinos.

Primer paso: El enigma de la convivencia pacífica.

«¿Cómo planeamos hacer convivir a estos gigantes de metal con los ciudadanos de a pie?», se preguntan con ojos llorosos nuestros valientes gobernantes. ¿La respuesta? Un misterio tan grande como el Triángulo de las Bermudas. Quizás con un poco de magia y mucha imaginación, las autocaravanas no solo se integrarán en el paisaje, sino que comenzarán a realizar tareas comunitarias. ¡Una para todas y todas para una!. Hablemos de «integración armoniosa». ¿Cómo piensa el ayuntamiento lograr esta maravilla? ¿Quizás con una varita mágica? O tal vez plantando árboles mágicos que absorban el ruido y la vista de las autocaravanas. ¡No podemos esperar a ver esa armonía en acción!

Segunda paso: Un oasis de servicios.

Luego está el tema de los «servicios esenciales». Oh, sí, porque lo que realmente queremos es asegurarnos de que las autocaravanas tengan un suministro ininterrumpido de agua y electricidad. Después de todo, ¡los residentes locales claramente disfrutamos de proporcionar estas comodidades a nuestros visitantes motorizados! Y he aquí el enigma que aflige a nuestros queridos burócratas: ¿Cómo suministrar servicios a estas criaturas nómadas? «¡Agua! ¡Electricidad! ¡Internet para subir selfies a Instagram!», claman los turistas. Por suerte, el Ayuntamiento, en su infinita sabiduría, ha contemplado convertir cada espacio de estacionamiento en un mini-paraíso autosuficiente. Porque, claro, nada dice ‘bienvenido a Gijón’ como una autocaravana enchufada a un poste de luz municipal.

Último paso : Democracia en acción.

Y no olvidemos la «participación comunitaria». Estamos seguros de que el ayuntamiento está deseoso de escuchar nuestras «preocupaciones y sugerencias». Probablemente están planeando sesiones de feedback con café y galletas, donde nuestras opiniones serán acogidas con entusiasmo antes de ser amablemente ignoradas.

Conclusiones:

Mientras Gijón navega por las turbulentas aguas de la política de autocaravanas, una cosa es segura: el entretenimiento está garantizado. Así que, queridos vecinos y turistas, ¡preparad las palomitas! Prepárense para la llegada del paraíso de las autocaravanas. Porque, evidentemente, lo que realmente mejora la calidad de vida en una comunidad es tener un área dedicada a vehículos del tamaño de una pequeña casa rodante. ¡Bravo, Gijón, por otra iniciativa brillante!


2 comentarios en «Caravanas, vecinos y el arte de la convivencia urbana, un gran debate en Gijón.»
  1. Amigo Gaviotu, los autocaravanistas solo queremos se nos trate como cualquier otro vehículo. Tenemos derecho a estacionar en cualquier parking, sin sacar mesas y sillas o desplegar cualquier elemento que «aumente el perímetro del vehículo del mismo cuando circula». Cumpliendo esta norma, estamos «estacionados» y por ello no incumplimos las leyes.
    Tenemos por ayuntamientos amables para nosotros, los que nos proporcionan un «Área de autocaravanas» con toma de aguas limpias y desagües para evacuar las aguas grises. No queremos que estos servicios nos los den gratis. Pueden poner una cuota diaria y la aceptamos sin problemas.
    Espero Sr. Gaviotu, haber aclarado que los autocaravanistas, no somos enemigos de los ciudadanos, sino todo lo contrario.
    Un saludo cordial….!!!!

    1. Muchas gracias por su aportación. Lo cierto es que no frivolizamos ni deseamos ir en contra de esta forma de ver cómo se puede entender otra manera de hacer lo que hace años conocimos como campismo. El espíritu de este movimiento, entendemos que, no se le ha de negar su espacio, sólo creemos que la Alcaldesa, tiene difícil alternativa que dar a las autocaravanas. Por lo demás de acuerdo con Usted.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *