Inicio | Gaviotu

Gaviotu

Para el Gaviotu, Gijón es sobre todo un paseo que mira
al mar, que es el escenario y tiene por foro el horizonte.

Y el Gaviotu mira y remira y piensa y habla y filosofa,
con unos y con otros, y con todos y con él mismo,

y, como se dice vulgarmente,
“no se corta” para decir lo que piensa,
ni para pensar lo que le apetece.

EL GAVIOTU - según palabras del mismo Rovés en una entrevista - nació en “Cimadevilla, donde tiene casa, mujer y tres hijos”. Y pasea, va al chigre, se emborracha a veces los sábados, enferma y le duelen las muelas. Y se baña en la playa. Alguna vez, cuando otra cosa no puede, pesca a caña o incluso trabaja en tierra para llevar la pancheta a los suyos, o sea, un marinero más de los de bajura de Cimadevilla o Barrio Alto de Gijón, con sus alegrías y sus tristezas, su risa y su llanto, criticón, gijonudo abondo, paseante hasta lo imposible.